20 sept. 2011

Meditación y Alimento




   Todos sabemos en mayor o menor medida como cocinar los alimentos para obtener la mayor cantidad suficiente de nutrientes y energía. Pues bien, la forma en que nos alimentamos también influye en nuestra meditación. Aunque sea difícil de entender es algo sencillo de manejar, basta con saber que debemos comer.
   Cada alimento tiene una energía determinada, por ejemplo, si nuestros tiempos nos permiten meditar dos veces a la semana durante una hora, lo que debemos hacer para aprovechar al máximo ese tiempo es evitar ingerir lo siguiente: café, cebolla, ajo, leche (beber yogurt en su lugar), picantes, helado, entre otros por lo menos el día anterior y el día en que realizarás la sesión. ¿Cúal es la razón? Estos alimentos producen una aceleración energética en el cuerpo, pues si eres nervioso, estos alimentos aumentarán tus nervios. Dentro de una sesión de meditación , la energía de estos elementos suelen provocar que la iniciación a la meditación sea un poco más turbulenta de lo que debería ser. Seguir estos consejos sirven para momentos en los que notamos que nuestro estado general es más nervioso.

   Ejemplo de una correcta alimentación que equilibre la energía para aprovechar mejor nuestra meditación es la siguiente:
  • Desayuno: licuado de frutas, este puede incluir manzana, frutilla, naranja, banana, pera, etc ( nada de harina en la mañana, o sea nada de pan, biscochos, galletas, etc), no beber agua durante las próximas dos horas luego del licuado. Esto lo que produce es un efecto limpiador en el organismo.
  • Almuerzo: preferentemente alimentos hervidos o al horno con casi nada de sal.
  • En la tarde: Tome una merienda liviana y luego consuma dos unidades de fruta, por ejemplo una naranja y una manzana o una pera y un durazno, etc.
  • Cena: nuevamente alimentos livianos, puede ser un cereal como arroz y comerlo con ensalada de papas.
   IMPORTANTE: Comer lentamente ya que esto favorece la digestión de los alimentos.

   Esta dieta es muy sana y si se respeta al pie de la letra, en una semana encontraras cambios notorios generales. No olvides beber de dos a tres litros de agua diariamente, pero hazlo en tandas. Verás que con esto tu meditación es diferente, incluso te sentirás más relajado durante el día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Música para meditar